NOTICIAS

El Teatro
28 de Abril de 2017

A 160 años de la apertura del antiguo Teatro Colón

Entre 1853 y 1861, cuando la Provincia de Buenos Aires funcionó como estado independiente, un Consejo de Obras Públicas decidió encarar cuatro proyectos fundamentales para el progreso: el ferrocarril, el puerto y su aduana, la compañía de gas y la casa de ópera.

El afán de modelar una sociedad a semejanza de Europaexigía un teatro de amplio escenario e importante capacidad, con iluminación de avanzada y espacios para la socialización.

Se eligió para este emprendimiento un lugar estratégico de la Ciudad, el llamado “hueco de las ánimas” en la esquina de Reconquista y Rivadavia.

Para sudiseño y construcción se convocó al ingeniero saboyano Carlos Enrique  Pellegrini, llegado a Buenos Aires en 1828 y padre de quien llegara a Presidente. En simetría con el Teatro Solís de Montevideo, se decidió imponer al edificio el nombre de Cristóbal Colón.

La inauguración tuvo lugar el 25 de abril de 1857 con La traviata de Verdi, a cargo del tenorEnrico Tamberlickyla soprano Sofía Vera-Lorini. La función comenzó a las 21 con el Himno Nacional Argentino.

Pocos imaginaban que el primer gran teatro lírico argentino estaría llamado a durar sólo treinta años. En ese lapso pasaron por él cantantes de la talla de Julián Gayarre, Adelina Pattiy Francesco Tamagno,pianistas como Louis MoreauGottschalk, se ofreció el primer gran espectáculo de ballet Excelsior que celebraba los avances del siglo XIX, y en 1866 se estrenó del Fausto de Gounodque inspiró a Estanislao del Campo su poema humorístico.

El viejo Colón cerró sus puertas el 13 de septiembre de 1888, fecha en la que tuvo lugar la última de las 14 funciones que implicaron el estreno argentino del Otello de Verdi, con el mismo tenor que lo había estrenado en la Scala: Francesco Tamagno.

El edificio fue reconvertido para lo que luego pasó a llamarse Banco de la Nación Argentina. Su sala, readecuada,pasó a ser el hall del banco, que mantuvo su estructura de muros hasta 1944, cuando Alejandro Bustillo diseñó la nueva sede que sigue funcionando hasta nuestros días.

El viejo Colón y el primer ferrocarril argentino habían nacido el mismo año de 1857. Curiosamente, el solar elegido para el nuevo Colón fue el que había pertenecido a la Estación del Parque, donde hoy se erige nuestro gran Teatro.