Director

Mario Perusso

Nació en Buenos Aires en 1936, donde cursó sus estudios musicales en el Conservatorio de Música “Alberto Williams”. Cayetano Marcolli fue su maestro de composición y Mariano Drago de dirección orquestal, en la Escuela de Bellas Artes de La Plata. Durante el bienio 1966/67 fue becario del Centro Latinoamericano de Altos Estudios Musicales del Instituto Torcuato Di Tella, bajo la dirección de Alberto Ginastera, donde asistió a los cursos de composición de los maestros Luigi Dallapiccola, Olivier Messiaen, Cristóbal Halffter y Luigi Nono.

Debutó como director de orquesta en el Teatro Argentino de La Plata en 1968, donde dirigió espectáculos líricos, coreográficos y conciertos sinfónicos. 
En 1973 hizo su debut en el Teatro Colón dirigiendo La Bohème de Puccini. En dicho teatro asumió la dirección de numerosas producciones: la casi totalidad de las óperas de Puccini; los títulos verdianos Aida, Rigoletto, La traviata, Il trovatore, Simon Boccanegra y Otello; Maria Tudor de Carlos Gomes; Andrea Chénier de Giordano; Jenufa de Janácek; La valquiria de Wagner; Boris Godunov de Mussorgsky; The Consul, Help, Help, the Globolinks! y La Medium de Menotti; El zar Saltan de Rimsky-Korsakov; Francesca da Rimini de Zandonai; y Beatrix Cenci de Ginastera, entre otras. Asimismo conciertos, galas y conciertos sinfónico corales con obras como la Sinfonía Nº 9 de Beethoven; Te Deum de Berlioz; y Requiem, Te Deum y Stabat Mater de Verdi.

Dirigió a destacados artistas como Mirella Freni, Maria Chiara, Régine Crespin, Cristina Gallardo-Domâs, Plácido Domingo, José Carreras, Agnes Baltsa, Eva Marton, Sherrill Milnes, Silvano Carroli, Giuseppe Giacomini, Renato Cesari, Carlos Cossutta, Christine Walevska, Boris Belkin, Luis Lima, Paula Almerares y Eiko Senda.

Fue maestro sustituto del Teatro Colón desde 1969; Director artístico del Teatro Argentino de La Plata desde 1989 hasta 1998; y entre 1998-2000 asumió la dirección artística del Colón.
Dirigió todos los organismos sinfónicos más importantes del país. En el exterior, en la sala del Conservatorio Giuseppe Verdi de Milán, Festival Puccini de Torre del Lago (Lucca), Teatro Pergolesi de Jesi, Teatro de la Ópera de Fabriano, Ópera Estatal de Praga, Ópera de Atenas, y en los teatros líricos españoles de Córdoba, La Coruña y Jerez de la Frontera. En Sudamérica, en teatros y orquestas sinfónicas de Costa Rica, Guatemala, Panamá, Santiago de Chile, Uruguay (SODRE) y, en Brasil, en el Festival de Manaos, San Pablo, Río de Janeiro, Pontificia Universidad Católica de Rio Grande do Sul y Porto Alegre.

Fue director titular de las orquestas Sinfónica Nacional de Bolivia, Sinfónica de Bahía Blanca y Estable del Teatro Colón.

Como compositor se destacan sus óperas Azrael, el ángel de la muerte sobre un drama de Jean Cocteau, Teatro Argentino de La Plata 2009; Guayaquil sobre libro de Agustín Pérez Pardella 1993; Escorial sobre el drama de Michel de Ghelderode 1989 y La voz del silencio sobre libro de Leonidas Barrera Oro 1969, éstas tres estrenadas en el Teatro Colón. En 2010 fue nombrado compositor residente de dicho teatro, donde tuvo lugar el estreno de Una Sinfonía Lírica, por la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires dirigida por Enrique Arturo Diemecke. En 2011, la Orquesta Estable del Teatro Colón estrenó Drama sin palabras, para órgano y orquesta, y su ópera Fedra sobre libreto de Marcelo Perusso, quien asumió también la puesta en escena. Es autor además de tres sinfonías y diversas obras orquestales, como así también obras de cámara y canciones para canto y piano.
Participó como jurado en varios concursos de canto, junto a destacadas figuras de la lírica universal. Fue premiado por la Fundación Konex y, en varias oportunidades, por la Asociación de Críticos Musicales de la Argentina.